Lo Que Debes Saber al Conducir en Modo Eco en Tu Coche

  • Publicación de la entrada:30 de marzo de 2024
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura
En este momento estás viendo Lo Que Debes Saber al Conducir en Modo Eco en Tu Coche

¿Conduces alguna vez en modo eco? Te contamos en qué momentos se recomienda, si puede producir averías al usarlo mucho tiempo o si es lo mismo en coches de combustión, híbridos o eléctricos.


Reducir el consumo de combustible es una preocupación cada vez más relevante, especialmente en un contexto donde los precios del carburante han alcanzado niveles más elevados que en años anteriores. Una estrategia efectiva para lograr este cometido, implementada desde hace varios años en vehículos de diversas gamas, es el modo eco de conducción.

Este modo, al ser activado, puede reducir el consumo de carburante hasta en un 20%, a la par que disminuye la emisión de gases contaminantes a la atmósfera. Pero, ¿cómo funciona realmente en los distintos tipos de vehículos?

Está disponible en vehículos con motor de combustión, híbridos y eléctricos, si bien su funcionamiento varía según el tipo de vehículo. Veamos en detalle cómo influye en cada caso.

Funcionamiento del modo eco en un coche de combustión:

  • En los vehículos diésel y de gasolina, al activar este modo mediante un botón, la centralita del vehículo ajusta la respuesta del acelerador electrónico para que entregue menos potencia en comparación con un modo de conducción normal. Esta medida puede dar la sensación de que el rendimiento del motor es inferior.
  • También incide en el sistema de climatización. Al activarse, el compresor, que depende del motor, entra en funcionamiento, aumentando ligeramente el consumo de combustible. Sin embargo, se gestiona para minimizar su impacto en la potencia del motor.
  • En vehículos con cambio manual, sugiere al conductor los momentos óptimos para cambiar de marcha mediante indicaciones visuales. En cambio, en vehículos automáticos, controla la transmisión para cambiar a velocidades más bajas, reduciendo así el consumo.
  • La dirección asistida puede volverse más suave con este modo activado en algunos modelos.
  • En vehículos con control de crucero adaptativo, suaviza la aceleración durante la recuperación de velocidad, favoreciendo un consumo más moderado.
  • Algunos vehículos con este modo tienen la capacidad de desconectar el motor de la transmisión, permitiendo que el vehículo se desplace solo con la inercia. Cuando se requiere más potencia, el motor vuelve a funcionar en modo normal.
  • Además, en ciertos modelos, puede reducir la altura libre al suelo para disminuir la resistencia al aire y, por ende, el consumo de combustible.

¿Qué ocurre con el modo eco en un coche híbrido o eléctrico?

En los vehículos eléctricos, modifica la frenada regenerativa, permitiendo al conductor ajustar el nivel de retención para recuperar más o menos energía y recargar la batería.

Puede desactivar el sistema de climatización y limitar la velocidad máxima si la autonomía restante es baja, dado que estos vehículos consumen más energía a altas velocidades que en entornos urbanos.

En los híbridos, tiende a favorecer la circulación utilizando el motor eléctrico siempre que sea posible y limitando el uso del motor de combustión.

¿Cuándo es recomendable utilizar el modo eco?

Dado que reduce la aceleración y ajusta la entrega de potencia del motor, es más adecuado activarlo en entornos urbanos, donde las velocidades son más bajas.

Aunque también puede utilizarse en carreteras despejadas y sin tráfico, se recomienda mantener la capacidad de respuesta completa del vehículo por razones de seguridad. No obstante, en algunos modelos, incluso con el modo eco activado, una aceleración brusca desactivará automáticamente dicho modo en caso de emergencia.

¿Pueden surgir averías por un uso prolongado del modo eco?

Existe una preocupación sobre el uso prolongado, especialmente en vehículos diésel. Esto se debe a que, al circular a baja velocidad, el hollín producido por la combustión puede acumularse en el filtro de partículas, ya que no alcanza la temperatura óptima para su eliminación, lo que puede provocar averías.

Aunque es una herramienta efectiva para reducir el consumo de combustible, no se recomienda su uso constante para evitar daños en el filtro de partículas. En caso de que tu vehículo no disponga de este modo, recuerda que existen otros métodos para reducir el consumo de combustible y aliviar la carga económica al final del mes.

Deja una respuesta